martes, 29 de septiembre de 2009

HOMENAJE AL MÚSICO Y COMPOSITOR ASTOR PIAZZOLLA

PROYECTO FINALISTA 
C o n c u r s o  N a c i o n a l   

Emplazamiento: Av. Callao y Av. del Libertador. (Cap. Fed - Buenos Aires) Argentina. 
Organizadores: Ministerio de Cultura del Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires Y la Fundación Astor Piazzolla.   
Equipo de Proyecto / Autores: Coy Marcelo, Mandrini Nahuel, Mongiano Ignacio.
Colaboración: Arcos Presta María Agustina, Quijano Stendelis Fernando.
Fecha de elavoración: Febrero de 2009
        

Fundamento _
Piazzolla tradujo al núcleo del tango (ese spleen perfecto ya en De Caro) el paisaje vertiginoso de la posguerra. Como Charlie Parker. Como Mingus. Como tantos otros. Y tal vez no haya jamás una aproximación mejor a su arte hipnótico que la del Prometeo porteño, renovador del fuego sagrado del Mito y el Misterio urbano. Pero el tema era sólo uno: el nuevo espacio del nuevo tiempo. Quién sabe, tal vez le hubiera gustado esa metáfora casi einsteniana. Y entonces lo comprendió (amargamente incluso) : la tradición tanguera sólo subsistiría si daba cuenta del reto de escribir la poesía del nuevo paisaje
Aceleración y ruptura. 
Espectros de Girondo y de Macedonio vagando por el Bajo. El neón escribiendo vanidades, instantes después de la lluvia. La megalópolis neurótica. Buenos Aires renace en su Hora Cero. 
Es necesario aclarar, a ésta altura, que utilizamos el concepto de Paisaje en el sentido polimórfico de Mundo-escenario donde se despliega la conciencia-acto. Un Paisaje hecho de cenestesia, de representación, casi.
Así, ocurre el milagro de la ciudad refundada en el insight colectivo de los símbolos. Un milagro de amor, si lo hubiere.
Lo demás se reordenaría en los anaqueles, polvorientos ya, de las crónicas de la época. Esperamos por tanto que no se nos reproche el ensayar, quizás, una epojé un tanto forzada en su apariencia.
Desearíamos para nosotros -si no fuera, acaso, un impulso ingenuo- la misma suerte (para la nueva imagen (visual) del tango), que corrió aquella, magnífica y envuelta ya in eternum, en la leyenda y el mito contemporáneo.
x Fernado Quijano 


Memoria Sobre Materialidad _    
“…La resultante de la forma exterior es la suma de las fuerzas interiores en tensión”
A. Rodin.


Aire. Alma. Fuelle. Creemos que si hay un material “piazzoliano” posible debería sintetizar esos tres elementos.  La materia ideal para expresarlo:  luz.El vehículo elegido, debería entonces someterse a esas condiciones iniciales, a saber: su doble capacidad de conducción lumínica:refracción y traslucidez. Características del mármol inusualmente destacadas, en las que se identifica su especial calidad valorativa. En tal sentido, lo oponemos al modo clásico de utilización -pieza-bloque tallado de modo manual- así como también al uso decorativo de superficies de recorte industrial; ya que ambas niegan el vacío-alma y clausuran su transparencia, clave en la generación de una intangibilidad simbólica como la que deseamos. Frente a esto, la generación tectónica del objeto-símbolo intenta superar ambas tradiciones, a fin de legitimar el actual lenguaje morfo-semántico, a modo de una relación de capas (layers)- territorios, que den cuenta de la superposición y la simultaneidad de complejidades adscriptas en los nuevos significados.
x Marcelo Coy 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada